Adiós querido Salvador

En este momento, nueve y pico de la mañana, la noticia de tu muerte es la más leída y la más valorada en www.canarias7.es Ya sabes que la estadística alcanza a las últimas 24 horas, por lo que en breve perderás ese puesto. Pero me parece muy significativo que este hecho se dé en el periódico de la competencia. No sé si estarías de acuerdo,
Hace ya diez años que el periódico de la competencia es mi casa, o sea, que hace una década que dejamos de vernos todos los días. Querido Salvador ya sabes que cuando alguien muere, los que se quedan intentan paliar su ausencia con los recuerdos. Ayer estuvimos con tu hermano Quino en el tanatorio. No lloramos nada y sí nos reimos mucho hablando de tus cosas.
Esta mañana me acordaba de aquel día en que me metiste en el coche al profesor Reina, aquel estrambótico personaje de la fauna local, nada amante del jabón, a quien solías invitar a cantar isas en chino cantonés. Yo era muy jovencita y aquel hombre con gorro ruso -no sé si de astracán- que me metiste en el sillón de atrás de mi utilitario, se empeñó en invitarme a conocer a no sé qué señores con vista a ¡casarme!
También me vino a la cabeza aquella otra ocasión en la que me invitaste a participar como ponente en la escuela de periodismo que organizaste en Guanarteme. Fue una escuela nada pretenciosa, de barrio. Yo era una piba, pero allí que fui a hablar del oficio. Bueno, a intentarlo, porque me interrumpiste ochenta veces, siempre para llevarme la contraria.
El encuentro este del taller de periodismo no fue nada académico. Fue como eras tu, más real, mas de asfalto, de acera, de barra de bar .. Como tu periodismo, que tenía tanta carne y tanto hueso que a veces hasta sudaba. Porque eras muy bueno, jodío, con tu mala leche, claro, pero muy bueno con las teclas del ordenador.
Aquí Marisol te hace un fenomenal homenaje.

2 Responses so far.

  1. antonio dice:
    Seguro que no te has dado cuenta. Tu blog y la página de Salvador llevan (ahora llevaban juntas) una máquina de escribir.
  2. Tienes razón, no me había dado cuenta. Tampoco es tan raro recurrrir a una máquina de escribir dedicándonos a esto. ¿no crees?

LEAVE A COMMENT

A %d blogueros les gusta esto: