Deprisa, deprisa en los pozos

Una vez me dijo Balbina: «Los muertos deben estar en el cementerio y en los pozos debe haber agua». La vicepresidenta de la Asociación para la Memoria Histórica de Arucas (AMHA) me explicó así, con esta lógica apabullante, por qué había que encontrar a los desaparecidos del franquismo.
Me lo dijo en el avión que nos traía de Madrid, donde habíamos asistido a la aprobación en el Congreso de la Ley de la Memoria Histórica de Zapatero. En aquel debate la entonces vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, argumentó que no había derecho a que en la transición se dijera a las familias represaliadas por Franco que era demasiado pronto para recibir justicia, «y ahora se les diga que es demasiado tarde».
Lo de los cementerios y los pozos me lo dijo Balbina en 2007, el año en que se aprobó la ley y desde entonces han pasado algunas cosas. La más importante es que se abrió el pozo del Llano de Las Brujas en Arucas y se sacaron los esqueletos de 24 hombres que habían estado desaparecidos durante 70 años. Ahora todos ellos reposan en los cementerios de Arucas y Gáldar, pero hay más pozos por abrir y otros lugares donde buscar.
El consejero Larry Álvarez dijo la semana pasada en el pleno del Cabildo que se propone abrir el de Tenoya, el segundo elegido por la AMHA como el lugar con más probabilidades para encontrar represaliados. Hay que ir deprisa, deprisa. El tiempo va cada vez más rápido para los hijos de los desaparecidos, que ya son unos ancianos. Ellos buscan justicia y paz.
(Este artículo lo publiqué este martes en Canarias7 y la foto se la hice a Balbina en 2007. Ella es la que mira a la cámara, mientras posa entre los leones del Congreso con los representantes de todas las asociaciones de la memoria histórica de España y Fernández de la Vega, tras la aprobación de la ley. Con Balbina y su prima Pino he vivido algunas aventuras y me he reído mucho.)
balbina.jpg

LEAVE A COMMENT

A %d blogueros les gusta esto: