Las mil Áfricas de Pepe Naranjo

Pepe Naranjo en una foto de Sabrina Ceballos (La Provincia).

Pepe Naranjo en una foto de Sabrina Ceballos (La Provincia).

Naranjo, en una foto de Ángel Sarmiento.

Naranjo, en una foto de Ángel Sarmiento.

El director del Club La Provincia, el periodista Javier Durán, con Pepe Naranjo. La foto es de Sabrina Ceballos (La Provincia).

El director del Club La Provincia, el periodista Javier Durán, con Pepe Naranjo. La foto es de Sabrina Ceballos (La Provincia).

Hacía años que no nos veíamos en persona y él se reirá porque no le llevo tanto, pero lo encontré mayor, entendida esta palabra como sinónimo de plenitud.

Así que lo vi pleno, -que no gordo-.

Ignoro si esto que digo es una estupidez o, por el contrario, doy en el blanco y el Pepe Naranjo que ofreció una conferencia este jueves en el Club La Provincia de Las Palmas de Gran Canaria es, en efecto, un hombre feliz.

A mí me lo parece, porque estoy convencida de que ha conseguido hacer lo que siempre soñó y que esto debe ser un motivo grande de satisfacción cuando lo que uno pretende supone tantas renuncias y riesgos tan enormes.

Envidio su vida de periodista libre dando tumbos por África, viviendo de un bolígrafo y una libreta como algunas leyendas del oficio.

Coincidí con Naranjo (Telde, Gran Canaria 1971) en dos redacciones entre los 90 y los primeros años 2000 y no por mucho tiempo. Durante algunos años formamos parte de la misma tribu local (en realidad la tribu es como se llaman o se llamaban a sí mismos los corresponsales de guerra) de periodistas y nos tenemos afecto (yo por lo menos).

En aquellos años Canarias fue escenario de la crisis de las pateras que más tarde fueron sustituidas por cayucos que tiene más capacidad y daban más dinero.  Entonces muchos colegas nos aburrimos del asunto porque en los mese álgidos de la crisis llegaban pateras a diario.

Pero Pepe  siguió buscando, se enganchó a este tema y ya no lo soltó, tanto es así que  tiró y tiró de la cuerda y llegó a Senegal, Gambia, Mali, el Sahel, Yamena … A lo que llamó el jueves las mil Áfricas porque hay derrotas pero también victorias.

Ahora África es su campo de operaciones y los lectores lo encuentran desde hace algunos años en El País, La Provincia y Mundo Negro.

Por todos estos lugares y algunos otros nos guió este jueves durante una conferencia o “reporconferencia”, que  para mí fue una gozada porque a veces vivo con desaliento este nuevo periodismo adulterado con comunicados, copias-pega, wasaps, tuits  y otras adelantos que nos comunican más rápido pero no siempre mejor.

Sin teorías ni filosofías, al estilo Hemingway: sustantivos, hechos, personas y datos recogidos todos de primera mano, a pie de obra, con una libreta y un bolígrafo en el lugar donde seguramente están las mejores historias del mundo. Puro periodismo. Enhorabuena Pepe.

One Response so far.

LEAVE A COMMENT

A %d blogueros les gusta esto: