Noche de radio en el Pérez Galdós

“Que no olviden por lo que hoy me están dando un premio: por buscar a los demócratas”

La frase es de Pino Sosa Sosa, presidenta de la Asociación para la Memoria Histórica de Arucas, y desde la noche de este viernes 21 de junio premio SER Canario en categoría individual 2019.

Pino Sosa, en el escenario del Galdós. A la derecha, el periodista David Perdomo, maestro de ceremonias.

El galardón lo otorga CADENA SER Las Palmas, un nuevo hogar periodístico para mí desde que hace algo más de un año -¿ya?- su directora, María Ramos, me invitara a participar en La Canallesca, la tertulia periodística de las 8:30 am.

Para una periodista independiente como yo -autónoma o freelance se dice también- el contacto semanal con una redacción llena de  colegas talentosos es una especie de alimento.

Este viernes de solsticio de verano en el Teatro Pérez Galdós se entregaron dos premios más: uno a la ULPGC por su 30 aniversario y otro a la Unidad de Oncohematología del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria.

Ninguno  de los dos galardones requiere explicación. Tengo razones personales para festejar ambos, pero el que me llegó al alma fue el de Pino Sosa. 

Mi amiga de Arucas se mostró tal como es  ella durante  su discurso en el teatro. Entre bromas y veras pidió dinero a los políicos presentes para continuar su misión y hasta hizo subir al escenario a su inseparable prima Balbina (vicepresidenta de la asociación), para que compartiera el homenaje. La una no se entiende sin la otra.

Pino habló de cosas muy serias -de no olvidar  que los hombres de los pozos murieron por la democracia- y también dejó que asomara ese lado divertido que tan bien conozco y que no es sino prueba de su inteligencia  – ¿qué es si no el humor?-,  y así supimos que las primas se llevan muy bien pero que también, de vez en cuando, hay que resetear y templar gaitas. (Simpatiquísima Balbina dando la réplica desde el escenario)

Mención aparte merece lo que sucedió sobre el escenario del Galdós. Tanto el acto, que fue brillante  y lleno de ritmo (con momentos estelares y cito solo uno: la traducción local de La guerra de los mundos de Orson Welles, desternillante y buena muestra de que esta es una redacción inteligente y versátil), como  el coctel que vino después y que nos permitió pisar las mismas tablas que pisan por lo habitual actores, actrices, cantantes, músicos, cómicos, estrellas del bel canto y demás personajes de la farándula.

 

 

LEAVE A COMMENT

A %d blogueros les gusta esto: